Ser amorosos en el trabajo

Casi nunca hablamos del amor en el trabajo, pero la amabilidad es una forma de amor.


¿La palabra que empieza con A es tabú en el medio laboral? ¿Cómo que ser amorosos en el trabajo? ¡Si eso hasta está prohibido en muchas empresas!
No me refiero a tener romances apasionados con los compañeros (generalmente no es una buena idea), sino a crear un ambiente amable y tener relaciones afectuosas en el trabajo.  “Amable” viene de amar, quiere decir “digno de ser amado” y la amabilidad es la cualidad de ser amigables, generosos y considerados.

Muchas investigaciones han encontrado que los jefes amables son más efectivos que los “rudos” porque sus subordinados puede confiar más en ellos y se siente menos estresados. Hay evidencia de que las interacciones sociales positivas en el trabajo mejoran la salud de las personas (baja la presión arterial y se fortalece el sistema inmune)

Hay muchas formas de ser amables en la oficina, hasta me da pena sugerirlas porque son cosas que nos salen de forma natural, pero a veces inhibimos en el lugar de trabajo. Simplemente se trata de comunicarle a la otra pesona que nos importa. Solo por mencionar algunas ideas:

  • Saludar y sonreir en el elevador
  • Dar las gracias y hacer contacto visual cuando alguien nos detiene la puerta
  • Detenerle la puerta a alguien
  • Ayudar a un compañero que trae cargando muchas cosas
  • Preguntarle a los compañeros si quieren un café cuando vamos por uno
  • Traerles algo de comer aunque no lo hayan pedido
  • Celebrar los cumpleaños
  • Escuchar con atención cuando nos cuentan algo
  • Apreciar y agradecer un trabajo bien hecho
  • Si está en nuestras manos, facilitar que la gente pueda estar con su familia (horario flexible, permisos para ir al pediatra y a los eventos escolares)

Como un experimento, esta semana prueba ser especialmente amable, generoso y/o considerado en el trabajo y observa qué pasa.

PosiTip inspirado en el trabajo de Emma Seppala y Adam Grant

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario