¿Cómo andas de carácter?

Hoy es el Día del Carácter. Celebremos las cualidades que hacen a cada persona única y especial.


¿Qué te viene a la mente cuando oyes decir que alguien “tiene mucho carácter? A veces, en español (o al menos en México), cuando decimos que alguien es una persona “de carácter” generalmente queremos indicar que tiene “mal carácter”, que es enojona o se irrita fácilmente. En inglés el término character no se refiere a eso, sino que habla bien de las cualidades morales de una persona. “A person of carácter” (una persona de carácter) describe a alguien íntegro, coherente y confiable. Y de hecho, en español, una de las definiciones de “carácter”, según la RAE es la “fuerza y elevación de ánimo natural de alguien”. En este sentido es como se utiliza el término en la psicología positiva, y para mi gusto, es uno de los temas más significativos y con aplicaciones más útiles dentro de ésta.

Seligman (2011) dice que las fortalezas de carácer no son un elemento aislado del bienestar, sino que están presentes y subyacen a todos los factores que conducen a una vida plena. Él y Christopher Peterson (2004, 2005) han compilado una lista de características personales que cumplen con los siguientes requisitos: son valoradas en casi todas las culturas; son valoradas por ellas mismas, no como medios para otros fines y son maleables, se pueden desarrollar o cultivar. A éstas se les llama fortalezas de carácter.

Las fortalezas de carácter son distintas de los talentos, ya que los talentos generalmente son relativamente automáticos y tienen un elemento biológico o genético (por ej. tener oído perfecto o ser muy ágil), mientras que las fotalezas de carácter se refieren a cualidades morales, que tienen que ver con el ejercicio de la voluntad. Los investigadores (Seligman, 2002; Seligman & Peterson, 2004; Dahlsgaard, Peterson, & Seligman, 2005) proponen que las fortalezas personales se puede agrupar en seis grandes virtudes:

1. Conocimiento y Sabiduría. Que incluye: la creatividad, la curiosidad, la apertura mental y juicio crítico, el amor por el aprendizaje y la capacidad de poner las cosas en perspectiva.

2. Valor, que abarca: coraje y valentía; perseverancia, honestidad y entusiasmo y vitalidad.

3. Amor y Humanidad: la bondad, la capacidad de amar y la inteligencia social.

4. Justicia: capacidad para trabajar en equipo; equidad y liderazgo.

5. Templanza: el autocontrol, la prudencia, la humildad y el saber perdonar.

6. Trascendencia: aprecio de la belleza y la excelencia; gratitud; esperanza; espiritualidad, y sentido del humor.

Mi amiga Claudia Morales (una de las personas que más sabe sobre el trabajo con fortalezas en nuestro país) y su equipo de diseño han resumido así la clasificación de las fortalezas del Dr. Ryan Niemiec:

viabueno

 

Hay un cuestionario gratuito para conocer las fortalezas de carácter, llamado Cuestionario VIA. Si quieren conocer sus fortalezas, lo pueden contestar en español en la página del Instituto VIA, la organización más importante del mundo en el esudio y la promoción del desarrollo de las fortalezas de carácter. También han diseñado ejercicios o “intervenciones” que se basan en conocer y aplicar las fortalezas personales especiales y se ha visto que tienen un impacto positivo sobre el estado de ánimo y los niveles de satisfacción con la vida, aún entre las personas diagnosticadas con depresión. (Seligman, Steen, Park & Peterson, 2005).

Me encanta una frase de Seligman, que dice “No creo que haya que dedicarle demasiado esfuerzo a corregir nuestras debilidades. Más bien creo que el mayor éxito en la vida y la satisfacción emocional más profunda viene de construir y usar nuestras fortalezas personales especiales” (2002, p.13).

 

[1] Adaptado de mi capítulo sobre psicología positiva en Tapia, A.,Tarragona, M. & González, M. (2012) Psicología Positiva. México, Ed. Trillas.

 

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario